Gestión integral del territorio como base para la adaptación al cambio climático en los Bosques Modelo

Submitted by Roberto Vides-Almonacid | published 11th May 2012 | last updated 13th Sep 2012


Si la ciencia no aporta de manera realista a la práctica de la adaptación, la construcción de soluciones será frágil y vulnerable

Introducción

Uno de los desafíos más importantes frente al cambio climático es la búsqueda de enfoques holísticos de adaptación. La Gestión Integral del Territorio (GIT) es un abordaje adecuado para generar una base consistente para proponer soluciones consensuadas que vinculen la ciencia con la práctica.

En este contexto, a nivel de los bosques modelo de Sudamérica, existen marcos técnicos-normativos que permiten la planificación y gestión de los territorios a diferentes escalas: nacional, regional, municipal y predial. Esta situación crea una oportunidad relevante para incorporar aspectos de adaptación al cambio climático basado en ecosistemas.

Debajo de este artículo se adjuntan documentos que hacen una reflexión general sobre este tema. El enfoque de proyectos como el proyecto EcoAdapt o el proyecto NeWater son ejemplos que permiten ilustrar estas oportunidades a nivel de paisajes.

Aspectos claves sobre EbA en los Bosques Modelo

Para la Adaptación basada en Ecosistemas (EbA) se requiere una adecuada planificación territorial que tenga en cuenta los diferentes componentes biofísicos, sociales y econòmicos, buscando el mantenimiento de la funcionalidad de los ecosistemas y la provisión saludable de bienes y servicios.

Para ello es importante - en paisajes con predominancia forestal - la protección y el uso sostenible de los recursos maderables y no maderables, que permita atender las necesidades - actuales y futuras - de la provisión de agua y otros servicios ecosistémicos.

Uno de los caminos de EbA es integrar los conocimientos científicos con la realidad local. Sin embargo, si la ciencia no aporta de manera realista a la práctica de la adaptación, la construcción de soluciones serán frágiles y vulnerables (ver ilustración arriba).